h1

Luisito

El “Luisito”, el barco aquí reproducido, tiene una historia particular . En febrero de 1873, Piedra Buena zarpo, con su barco “Espora”, del Puerto de Punta Arenas rumbo a la isla de los Estados, en el extremo sur de la isla de Tierra del Fuego. Su proyecto era instalar una fábrica de aceite de pingüino.

Al llegar, la tripulación bajo a tierra y mientras algunos hombres cazaban pingüinos y los iban desollando y metiéndolos en una enorme olla o caldero, para derretirlos y obtener así el aceite de pingüino. Otros además preparaban los cueros. En estos menesteres se encontraban, cuando estallo uno de los frecuentes temporales que azotan la región con vientos huracanados, chubascos de nieve y granizo y un frío que congela las manos.

El “Espora” varado en la playa y como consecuencia de los recios golpes de mar naufrago, yéndose a pique. Imposible de reflotar, Piedra Buena concibió la idea de construir con los restos de la nave perdida una pequeña embarcación y con ella volver a la civilización, transcurrieron dos meses, en el transcurso de los cuales Piedra Buena construyo, en un improvisado astillero y a ojo, con escasísimas herramientas, este hermoso cúter de casi 11 metros de eslora. Así pudieron volver, Piedra Buena y su tripulación, sanos y salvos al Puerto de Punta Arenas.

Eslora: 10.60 metros.

Manga: 4 metros.

Superficie vélica total: 65 m2 .

Los planos para la construcción de la maqueta fueron descargados de Modelismo Naval Austral , en una escala de 1:40; con 9 cuadernas y una pieza central, realizadas en terciado de 4mm. El caco fue forrado con tracas de cedro y luego grabadas las tabas de las mismas. La cubierta esta realizada en roble.

 

MODELO

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: